Seguridad Domiciliaria

Puertas de seguridad para casas de campo

Desde Eurosegur iniciamos con este post una serie de artículos dedicados a mostrar los trabajos realizados por nuestra empresa en distintas viviendas cuyos propietarios nos confían la instalación de puertas de seguridad con el compromiso, por nuestra parte, de que las mismas se integren en el ambiente y contribuyan a aumentar la tranquilidad y confort de su hogar.

En la construcción y reformas de viviendas, el montaje de una puerta de seguridad es un aspecto prioritario. La puerta de entrada es nuestra tarjeta de presentación para quien nos visita, nos aisla del exterior y garantiza nuestra seguridad, confort y descanso tan deseado cuando llegamos a casa.

Es muy importante, para que el resultado final sea el óptimo, decidir qué puerta es la que mejor se ajusta a nuestra vivienda siguiendo un cierto orden. Este orden, independientemente de que estemos pensando en seguridad domiciliaria, seguridad en empresas, o lugares públicos, es el siguiente:

Determinar el Nivel Potencial de Riesgo de sufrir un robo
 
Valorar los hábitos de los propietarios para decidir qué opciones de protección son las más adecuadas
 
Elegir los materiales de construcción que mejor se adapten a sus gustos
 
Estudiar la ubicación de la puerta para decidir qué tipo de instalación es la más adecuada


Este trabajo, primero de una serie que iremos mostrando de forma periódica, se realizó en una casa de campo de los años 70 totalmente reformada del término municipal de Elche. La casa, junto con cuatro construcciones más, forma una mini urbanización alejada del núcleo urbano. Sus propietarios, una pareja joven con niños, pasan mucho tiempo fuera de casa atendiendo sus respectivos trabajos y tenían la intención de reforzar la seguridad de su hogar teniendo en cuenta que su máxima preocupación era sentirse seguros cuando ellos y sus hijos estabiesen en la vivienda.

La casa dispone de tres puertas de acceso a la vivienda que usan la familia y una persona que les ayuda con la limpieza y el mantenimiento general de la misma. La puerta principal, la puerta de la terraza y la puerta del lavadero están instaladas al exterior por lo que debían presentar la misma resistencia al ataque.

Comenzamos por evaluar el Nivel Potencial de Riesgo que la familia tenía de sufrir un robo:

La distancia a la ciudad de Elche, 7 km. aproximadamente, hacía inviable que las fuerzas de seguridad pudiesen personarse de forma rápida en el lugar lo que propiciaría la actuación de los delicuentes.
 
El circuito cerrado de alarma de la vivienda nos pareció un complemento perfecto para la seguridad integral pero totalmente insuficiente por si mismo. Sin elementos físicos de calidad como puertas y ventanas que frenasen el ataque, la vivienda se encontraba muy expuesta ya que la alarma disuade pero no opone resistencia.
 
Las ventanas estaban reforzadas con rejas pero las puertas eran muy débiles desde el punto de vista de la seguridad ya que no se habían actualizado desde la construcción de la vivienda.
 
La arquitectura de la vivienda, su piscina, jardinería perfectamente cuidada, los vehículos de sus propietarios dan a entender que el nivel adquisitivo de los propietarios es medio-alto y por tanto la espectativa de botín para el delincuente es elevada por lo que no dudará en emplear el tiempo necesario en el intento de apertura. El ruido en este caso no era un factor determinate.
 
El nivel de riesgo en este caso era alto y aconsejamos por instalar puertas de segruidad CLASE 4 de Resistencia a la efracción para garantizar la protección ante ataques experimentados.


Una vez concluido que la Serie 4.0 con CLASE 4 era perfecta para este trabajo comenzamos a valorar los hábitos de la familia para ofrecerles distintas opciones de construcción que hiciesen fácil y cómodo el uso de las puertas para sus propietarios.

Se ofreció la opción de elegir entre llave de cilindro o borja orientándoles hacia el cilindro ya que la opción de cerradura multifunción antipánico para la puerta de entrada principal nos parecía perfecta para esta vivienda.

Las puertas de la terraza y lavadero sin embrago siempre se encuentran cerradas y sólo se usan en el caso de que la familia esté presente por lo que el uso de la función antipánico no era necesaria. La cerradura de cilindro de serie era totalmente suficiente.

Para mayor comodidad de los dueños y para evitar el uso de llaves distintas, la llave maestra de los propietarios abre las tres puertas y la llave de servicio sólo la puerta principal. De este modo el propietario puede bloquear el funcionamiento de la llave de servicio y dispone siempre del control del acceso a su vivienda.

Las tres puertas se construyeron con 2 cerrojos extra en la parte delantera que aumentan la resistencia de la puerta en caso de robo por descerrajamiento. Este método de apertura requiere mucho tiempo pero las circunstancias de esta vivienda propician el mismo.

Una vez decida la seguridad estructural y funcional de las puertas tocaba elegir los materiales para vestirla.

Aunque las puertas estaban instaladas a la intemperie, se descartaron los materiales como el aluminio, PVC o fibra de vidrio porque los propietarios querían usar madera. El hecho de que las puertas de entrada y terraza estuviesen protegidas por un techado nos permitía atender esta petición barnizando los paneles del exterior con una laca barco que contribuiría a mantener la madera aunque se advirtió que tal vez con el paso del tiempo tuvieran que hacer un manteniento de la madera como se hace de forma habitual con los muebles de jardín.

La madera elegida fue el wengué porque gustaba mucho a los propietarios y destacaba con el suelo de madera instalado. La perfilería y herrajes en cromados para dar un aire moderno y frío que contrastara con la calidez de la madera. Para el diseño de los paneles se buscaba algo discreto y se eligió en modelo R-4 con 4 líneas pantografiadas. La malla de la madera horizontal acompaña las línea del diseño.

Sólo la puerta del lavadero se vistió de forma distinta a la de la entrada y terraza. Su ubicación en una zona poca visible y el no disponer de un techado para protegerla hacía imprescindible que instalásemos un panel exterior en un material especialmente diseñado para soportar las inclemencias del tiempo. Se eligió el alumnio lacado blanco y el interior de la puerta se vistió con un panel lacado blanco.

Todas las puertas presentaban de serie: lana de roca con reducción sonora 38 dB, burlete de caucho en todo su perímetro de hoja y marco y cortavientos inferior que impide la entrada de suciedad y aire. Estos elementos contribuyen al ahorro energético y acústico de la vivienda.

Por último aconsejamos arrancar las puertas y marcos instalados y coger con obra a tabique las nuevas puertas. De este modo el marco de la puerta de seguridad Eurosegur, construido en acero se instala de forma directa al tabique mediente yeso y escayola formando un conjunto de gran resistencia frente al ataque. Todas las puertas presentaban la misma medida y coincidían con nuestro estándar aunque la construcción a medida no hubiese sido ningún inconveniente.

Con todo, el resultado final de seguridad fue una vivienda perfectamente protegida en sus tres puntos de accesos con puertas de seguridad Eurosegur CLASE 4, sus ventanas reforzadas con rejas y un sistema de alarma para alertar a los propietarios de posible intrusiones.

Un trabajo perfecto para contribuir al bienestar y tranquilidad de la familia.

Comparte este artículo

Añadir un comentario:

Nombre:


E-Mail:

Comentario:

Enviar >